martes, 15 de marzo de 2011

El viento, dedicado a Tilaran, Guanacaste, Costa Rica

El viento es una manada de perros callejeros,
husmea como un fantasma
que ha perdido a su amante,
revuelca mi cielo y mi tormenta,
enfermizo espanta búhos
se quebranta en la soledad
asustado por su propia sombra,
reventándose en las ramas,
desplumando pichones,
desordenando el minuto
donde nace la nostalgia.
Enfriando mas que nunca
el rostro sordo de la risa.

3 comentarios:

  1. Estimado Minor: Muy buen poema, muy redondo. ¿Dónde se consigue tu nuevo libro?
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar